7 Millas para encontrar la felicidad: Gran Caiman

January 12, 2019

Mi lugar en el mundo. No encontré otro hasta la fecha donde fuese más feliz. “Una joya del Caribe Oeste” - como la suelen describir los itinerarios de cruceros que llegan acá. Es compacta, rica - cultural, monetaria y naturalmente hablando- e imperdible.

 

¿Planeando una visita? Esta información te puede ayudar

 

Gran Caimán es parte de una colonia británica, junto a Little Cayman y Cayman Brac. Eso hace que que necesariamente haya vuelos directos entre Heathrow- aeropuerto londinense- y la isla. (Lo mismo sucede entre Aruba, Curaçao o Bonaire y Holanda, por ejemplo). ¡Buena noticia para quienes piensen en hacer una combinación entre Caimán y Europa!.

 

Al aeropuerto Owen Roberts llegan vuelos desde EE.UU. por lo general:  Dallas, Denver, NY, Miami. Incluso, en temporada alta exclusivamente (en los meses de noviembre - abril), hay aviones que parten desde Newark, NJ, para quienes busquen refugiarse de las bajas temperaturas.

 

También hay conexiones con islas como Jamaica, Cuba y Honduras, ya sea a través de la aerolínea de bandera (Cayman Airways), American Airlines o con empresas low-cost.

 

Acerca del clima...

 

Por un lado, el Gobierno de Caimán asegura que,  en caso de que un huracán se forme dentro del periodo que va desde el 1/06 al 30/11,  sus “hotel hosts” ofrezcan a turistas la posibilidad de hacer una nueva reserva en su lugar de hospedaje o bien de ofrecerles un “refund”.

 

Por otra parte, ¡a no asustarse si la App del tiempo dice que llueve durante toda la estadía! En Caimán suele llover alrededor de las 12-13 del mediodía. Después, el cielo se abre como si nada hubiera pasado y se aprovecha al máximo del dia.

 

Momentos extraordinarios


Si te gusta el snorkel y observar fauna marina de todos los colores, esta isla es tu lugar. A lo largo de la Playa de las 7 Millas, hay escaleras directamente al mar. Un ejemplo de esta posta es “Eden Rock”, ubicada junto a una tienda de scuba sobre Church St; la calle doble mano que bordea el mar. Aquí se puede encontrar un cardumen de peces tarpones: asustan por su gran tamaño pero, luego de meterme en esas aguas tantas veces, corroboré que no les apetece la carne humana.

 

Otra experiencia super recomendable es nadar con mantarrayas. En el encuentro, que se realiza excursión mediante a Stingray City, uno puede alimentar a estos animales. No teman: es probablemente una de las pocas veces en su vida que van a poder sentir la textura tan suave de estos seres increíbles contra su piel. Ese paseo suele incluir también una visita a “Starfish Beach”. Encuentro asombroso que merece una advertencia: es mi deber recordar a quienes están leyendo que está terminantemente prohibido sacar de agua a las estrellas de mar: se puede privarlas de respirar aunque no se tenga la intención de hacerlo.

 

Una actividad alternativa es darle la vuelta a la isla en bicicleta. Según averigüé, hay 218 km de rutas disponibles de todo tipo. Si la bici es simplemente para dar una vuelta corta, puede que en los hoteles las ofrezcan de forma gratuita como servicio. En mi caso, esto me permitió incluso ir a hacer las compras al Kirk Market, uno de los supermercados cadena de Caimán donde se puede comprar comida hecha.

 

Dicho sea de paso, además hay otro lugar para realizar el mismo tipo de compras: se llama Foster’s Food Fair. Hay 6 sucursales en total: 4 están sobre la costa oeste, uno en el centro de la isla y la última se halla sobre el lado este.

 

Una visita amena de dia o de noche es aquella a  Camana Bay: una moderna y pintoresca bahía donde se puede comer, ir al cine, hacer compras y más. Se puede llegar  en bote (o “water ferri”, una especie de water-taxi), incluso. Es un distrito lleno de arte, bares, fuentes y servicios como ATMs. El dato de color: los miércoles, de agosto a noviembre, de 10 am a 3 pm, en el Heliconia Court, se lleva a cabo una feria de productores locales.

 

Dato de color: van a notar que aquí hay espacio de sobra para estacionar.  Se debe a que uno de los roles para los que fue pensado este centro era de "guarida"para los autos de los locales en tiempos de huracán. 

 

Los atardeceres sobre la Playa de las 7 Millas, son un punto y aparte. No se los puede describir. El sol pleno baja cual emperador sobre el mar. El cielo se cubre con una paleta de colores ópalos, naranjas y violetas. Es un espectáculo gratuito que es lo único que me obliga a dejar el libro a un lado y a  contemplar en silencio este regalo de la naturaleza.

 

Visitar Georgetown es recomendable cuando no hay cruceros. El pequeño centro histórico suele abarrotarse de gente. Como Caimán es libre de impuestos en  productos desde el rubro “joyería” hasta perfumes, las principales tiendas como Pandora, Diamonds International, Swaroski, Tag Heuer, entre otras, suelen estallar entre tanta multitud. Atención: la mayoría de los negocios cierran alrededor de las 17- 17.30 hs.

 

Más allá de que el nivel de turismo varía según  las diferentes temporadas, Gran Caimán no es de los destinos más baratos para ir. Esto rige por sus tarifas de hospedaje (donde la modalidad "all inclusive" no está ni siquiera considerada), y por los costos de la comida. Por eso, el caudal de gente de por si es menor que en otras islas como República Dominicana o como en algunas playas mexicanas.  Sin embargo, esto aporta una cuota de tranquilidad importante para los que buscan relajarse, ya sea con o sin menores.

 

Volvería una, y otra y otra vez.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

“Once”: el distrito porteño con personalidad propia

July 30, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes

April 28, 2019