Encontrar paz en la Ciudad de la Furia

March 15, 2018

En la esquina de la Avenida Libertador y Carlos Casares, hay un oasis que te espera con los brazos abiertos.

 

Por lo menos, 30 países alrededor del mundo cuentan con un espacio verde donde rige la filosofía japonesa. Todos pueden parecerse y aún así son muy distintos. Esto sucede inclusive en los propios jardines dentro de Japón, porque el origen de los mismos tiene gran influencia china. Por lo general, los elementos presentes son:

 

※Agua: en forma de arroyos, cascadas o estanques; componente infaltable del parque. Junto a la piedra, constituyen la representación del equilibrio.

 

 

※Faroles de piedra: surgieron ligados a la religión Budista pero

en la actualidad tienen un fin decorativo.

 

 

 

 

 

※Flora: el bonsai, la azalea, el sakura (“cerezo” en japonés), el bamboo, el pino y una amplia variedad de especies, conforman la vegetación de los jardines, que suele cambiar según la estación que se transite. (Todas estas variedades se pueden conseguir en el vivero del Jardín).

 

※Islas: suelen tener un significado religioso, o bien aluden a islas reales. 

 

※Piedras: se utilizan para simbolizar montañas y colinas. El sitio donde se instalan, su forma y su firmeza son esenciales. Son complemento del agua y de la arena. 

 

※Puentes: los hay de madera o piedra, curvos o rectos.

El color rojo viene de la tradición de los jardines chinos.

 

※Peces: otro componente que deviene de la cultura china. Tienen fin decorativo, y la principal especie en el Jardín de Buenos Aires es la carpa. 

 

En Baires desde 1967 hay un sitio donde la serenidad reina. El Jardín Japonés se construyó en el contexto de la visita de la Familia Imperial Japonesa a la Argentina. En ese entonces, era un símbolo de las relaciones diplomáticas entre ambos países. 

 

Hoy constituye además un centro de reunión de la colectividad oriental: es gestionado por la Fundación Cultural Argentino Japonesa,organización que lleva a cabo gran parte de las actividades que convocan la participación de la comunidad japonesa-argentina. Por ejemplo, la jornada de “Manga y Animé”, en la cual la gente se viste como su personaje favorito de las típicas caricaturas japonesas (la misma se realiza en marzo año tras año).

 

Sin embargo, vale la pena visitarlo cualquier mañana o tarde, haya o no eventos. Y no solamente por ser el más grande fuera de Japón. Lo que el Jardín ofrece es más que un paisaje con puentes rojos, “arcos orientales”  y plantas exóticas. Está colmado de significados y  de historia. Cada árbol que se halla allí, puede no tener simplemente una función decorativa.

 

Tal es el caso del “Hibakujyumoku”: nombre que quiere decir “árbol bombardeado”. Resulta que en el ataque atómico de Hiroshima en 1945, hubo alrededor de 170 ejemplares que no sufrieron consecuencias fatales. En el Jardín Japonés de Bs.As,  es posible observar descendientes de estos árboles: una verdadera muestra del gran poder de la naturaleza. 

 

Lo mismo sucede con la Campana de la Paz: la que está instalada en este espacio verde es de 1998, y fue donada por la Asociación Mundial de Campanas por la Paz  japonesa. La original es de 1952 y fue presentada por la misma organización a las Naciones Unidas en Nueva York cuando aun Japón no era integrante.  Era una muestra de aspiración a la armonía y a la conciliación de las naciones tras la turbulenta Segunda Guerra Mundial. 

 

Más allá de la belleza del paisaje y de cada uno de sus elementos, el primer piso del centro de informaciones del Jardín Japonés es imperdible. Para mí, ahí está representado el corazón de esta colectividad asiática. 

 

¿Qué hay para ver?

 

Vestimenta típica: se puede apreciar la ropa formal e informal según la tradición japonesa. 

 

➔Piezas de vajilla

 

Maquetas que se montan por motivos especiales, como la de

la celebración por el Día de la Niña. “Hinamatsuri" se hace cada 3 de marzo, y se acompaña esta festividad con una canción especial, una comida y una bebida que se ingieren particularmente ese día.  

 

 

Arte de papel o “kumitate”: algo digno de admiración. En el salón del primer piso, hay expuestos animales y figuras típicas de la tradición japonesa que están hechos con esta técnica. El origen de este arte es incierto, pero en la actualidad se van desarrollando e incluyendo nuevas formas de plegar el papel. Como todo arte, se adapta a los nuevos usos que le da la comunidad que lo realiza. 

 

➔Dibujos 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que realmente atrapa la atención de cualquier visitante, es la

vista del parque desde el primer piso. Da la sensación de que este espacio está aislado del mundo.

 

A lo largo de los recorridos del Jardín, hay además “Muros de los deseos”. Se compran los papeles donde se escribe lo que se anhela y se colocan. Es un aspecto bastante comercial del parque pero verdaderamente, al ser todos los papeles del mismo tamaño y dentro de una paleta de colores, le dan un toque de esteticismo que suma a la linda idea de dejar por escrito un pensamiento. 

 

 

 

Hay una casa de té, la “Chashitsu”, donde se celebra el rito clásico ligado al té y un restaurante famosísimo por su estilo de sushi y modo de servirlo (los días viernes, sábados y domingos deben hacerse reservas). A su vez, se pueden adquirir otros tentempiés habituales del mundo oriental, como los helados de palito “Melona” que también se encuentran en el Barrio Chino de Buenos Aires. 

 

El Jardín Japonés es un lugar ideal para pasar un rato y para aprender. Con solo ingresar ( lo cual tiene un costo de $150 por cada adulto - menores de 12 no abonan) ya se puede respirar otro aire (literalmente, a lo lejos con suerte se ven los edificios que rodean al parque). Sin embargo, lo más lindo es detenerse a observar las piezas que hacen de este sitio un viaje de ida hacia el país donde la armonía es la ley primera. 

DATOS ÚTILES

 

✥ HORARIO: Todos los días, de 10 a 18 hs.

✥ CÓMO LLEGAR:

↳En Colectivo: Líneas: 10, 15, 37, 59, 60, 67, 93, 95, 102, 108, 110, 118, 128, 130, 141, 160 y 188

↳En Subte: Línea D. Bajar en la estación Plaza Italia y caminar 8 cuadras bordeando el Zoo de Buenos Aires.

WEB OFICIAL: http://www.jardinjapones.org.ar

-EL INGRESO ES NECESARIAMENTE PRESENTANDO DNI-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

“Once”: el distrito porteño con personalidad propia

July 30, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes

April 28, 2019