Roma: eternamente en su apogeo

January 31, 2018

 

Se fundó en el año 753 a. C y desde entonces la Città Eterna conserva en su ADN las huellas de la majestuosidad de su pasado pero fusionadas con los encantos de su presente. ¿Qué tiene Roma para ofrecer?

Legado cultural

 

De los 53 sitios italianos declarados “Patrimonio Histórico de la Humanidad” por la UNESCO, 13 son todo mérito romano. Aún  más, este país mediterráneo es lider en la tutela de tesoros, junto a China(50), España (45), Francia (42), Alemania (41), India (35) y México (34).

 

Transporte al centro

 

Desde el Aeropuerto Internacional de Fiumicino- conocido como FCO-, uno puede tomar tren hacia la terminal de trenes de Roma. El Leonardo Express cuesta 14 euros por persona (menores de 4 años y un niño de entre 4 y 12 años por cada adulto que pague un boleto, viajan gratis).

Realiza un trayecto de 35 minutos aproximadamente sin escalas hasta destino.

Es práctico, porque uno puede llevar una cantidad desmedida de equipaje y no tener que pagar un extra por cada valija. Además, a diferencia del taxi, el tren le escapa al tránsito. Si te perdés una formación, a los 15 minutos tenés la garantía de que sale otra. 

 

Los tickets se pueden sacar online (www.trainline.com) o bien en la terminal de trenes que está en el aeropuerto mismo. Es fundamental siempre verificar en las máquinas ubicadas en los andenes los boletos antes de ingresar al vagón: una vez el tren en marcha, el guarda corrobora que cada pasajero tenga su ticket ya validado. De no haber cumplido este paso, el pasajero puede ser multado. 

 

Moverse por Roma

 

Este sitio es de fácil acceso y permite ser recorrido a pie sin mayor dificultad. Cuando planificas una visita, ¡ver la ciudad por Google Maps puede engañarte! Roma es muchísimo mas compacta de lo que parece; las distancias que uno puede percibir en el celular son totalmente distintas a la realidad. Es mucho mas productivo- siempre- caminar antes que recorrer en un Hop-ON, Hop-OFF. Inclusive si se quiere ir desde el Foro Romano hasta el Vaticano. 

 

 Aun así, la opción del colectivo siempre está disponible. No hay muchas paradas (en italiano: “fermata dell’ autobus”) en la calle que cuenten con terminales electrónicas donde vendan boletos. Sin embargo, en Roma existen “tabaquerías” en las cuales se consiguen. Estos negocios son una combinación de kioscos y bares notables.  En caja  se pide la cantidad de boletos deseada- tener en cuenta de si son para uno o más viajes- y se insertan el la ticketeadora del bus . ¡En el colectivo no se venden pasajes!

Una advertencia: este medio de transporte también tiene sus horarios-pico! Evitalos en lo posible…

 

El oasis romano

 

En días de calor, no hace falta gastar dinero en bebidas; basta con tener una botella para rellenarla a durante cada jornada. A lo largo y ancho de la ciudad, hay alrededor de 2000 fuentes de agua potable:  las “Nasoni” (término que significa “nariz grande” por la forma que tienen) se encuentran tanto en el centro histórico, como también en las zonas residenciales. Mientras que en todas y cada una de ellas el agua corre incansablemente, las fuentes monumentales, como la de Trevi, Piazza Navona,  Piazza Spagna, y demás, cuentan con un sistema de reciclaje.

 

Vistas únicas

 

Roma está llena de escaleras… ¡y subirlas tiene su recompensa! La Piazza del Popolo tiene un acceso a la Terraza del Pincio. Desde este mirador de Villa Borghese se ve la cúpula de San Pietro. Perderse por el resto del parque no vale la pena: esta descuidado.

 

Otro punto panorámico- mi favorito- es el Jardin de los Naranjos: ideal para ir el día que se visita el Foro Romano. Es un parque prolijo y poco concurrido que está en la cima de una colina. Como es de esperar en Roma, también tiene su vista de la cúpula del Vaticano, del Capitolio y del rio Tiber. Es una joya que hay que visitar a la tarde, antes de que caiga el sol. 

 

La  cima de la “Cordonata Capitolina”, la escalera que conecta el Campidoglio con la Via d’ Aracoeli les regala a quienes suben un plano espectacular para sacar fotos de la ciudad en una perspectiva distinta. No te pierdas los surtidores de agua que están al pie de la Cordonata: su forma de león les da su toque de particularidad!

 

DATOS ÚTILES

 

↳Especialmente en épocas de altas temperaturas, las mujeres solemos andar en mangas cortas y shortcitos, o bien en vestidos que no llegan mas allá de las rodillas. Esta vestimenta no esta permitida en centros de culto. Para poder andar libremente y no perder tiempo yendo a comprar algo que “nos tape”,  lo mejor es tener a mano un chal para cubrirse hombros y otro para envolverse la cintura. La ridiculez es preferible antes que la sorpresa de llegar con el tiempo justo a una excursión y quedarse afuera. 

Si al momento de planear el viaje  no estás interesada/o en un tour muy completo por el Vaticano- el cual tiene que reservarse con meses de antelación- y dias antes recordaste que necesitás sacar el ticket de la excursión, probablemente no encuentres lugar. Aún más probable, es que lo poco disponible sea carísimo.

No te desesperes: levantate temprano y estate en la Piazza San Pietro a más tardar a las 8:30 am. Hay guías turisticos en castellano e inglés que ofrecen la visita con lo mínimo indispensable (la Capilla Sixtina, los Museos y la Basíílica). No es lo mejor de lo mejor, pero se brinda la suficiente información. El mayor beneficio es que se evita  la cola para ingresar, dado que los grupos guiados tienen acceso preferencial.  

 

↳La visita al Foro Romano es inevitable. Muchos optan por contratar un tour guiado; y otros eligen hacerlo por su cuenta y a su tiempo. Si esta última opción es la tuya, no dejes de informarte bien acerca de lo que vas a ver. No hay que dejarse llevar y entrar sin siquiera dos artículos impresos de cualquier enciclopedia online: aunque el contenido de este sitio histórico es de por sí deslumbrante por su apariencia, muchas veces cuesta interpretar de qué se trata el resto arqueológico que se está mirando. Se pierde entonces parte de la magia, pues uno no logra captar cómo se conservó parte de la majestuosidad romana. Lo cierto es que, a pesar de ser un Patrimonio de la Humanidad, las placas informativas en muchos casos están borradas y descuidadas. 

Si esto se prevé, solucionarlo es fácil. Con una mínima guía en mano, o bien descargándose en el celular un podcast que vaya relatando el circuito, la maravilla ante los ojos se potencia. 

 


 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

“Once”: el distrito porteño con personalidad propia

July 30, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes

April 28, 2019